Todo lo que necesitas saber sobre el cáncer cerebral

La formación de células anormales dentro del cerebro a menudo resulta en un tumor cerebral. Los tumores cerebrales son de dos tipos: tumores benignos y tumores malignos / cancerosos. Esto significa que todos los tumores cerebrales no son cancerosos sino solo del tipo maligno.

Los tumores malignos se dividen además por tumores primarios que se forman dentro del cerebro y tumores secundarios que se originan en otras partes del cuerpo. El último tipo también se denomina tumores de metástasis cerebrales.

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es cualquier cosa que pueda aumentar la posibilidad de desarrollar un tumor en el cerebro. Si bien los factores de riesgo tienen un papel que desempeñar en su desarrollo, la mayoría de ellos realmente no lo causan. Es posible que las personas con varios factores de riesgo nunca desarrollen un tumor cerebral, mientras que las que no tienen ninguno pueden hacerlo.

Algunos de los factores de riesgo comunes son:

  • Años: Aunque los tumores cerebrales son comunes en adultos mayores y niños, cualquiera puede desarrollarlos a cualquier edad.
  • Género: Los hombres son más propensos a desarrollar cáncer cerebral que las mujeres; aunque ciertos tipos, como el meningioma, son comunes solo en mujeres.
  • Exposiciones: El riesgo de desarrollar tumores cerebrales aumenta cuando se expone a pesticidas, solventes, caucho, cloruro de vinilo y productos derivados del petróleo.
  • Historia familiar: Alrededor del 5% de los tumores cerebrales pueden ocurrir debido a factores hereditarios, como la neurofibromatosis, la esclerosis tuberosa y el síndrome de Li-Fraumeni.
  • Convulsiones y lesiones en la cabeza: Los traumatismos craneales graves a menudo provocan el desarrollo de tumores cerebrales.

Síntomas

Los síntomas de los tumores cerebrales varían según el tipo de tumor y su tamaño, ubicación y tasa de crecimiento. Los síntomas habituales incluyen:

  • Dolores de cabeza severos

  • Convulsiones

  • Vómitos

  • Debilidad

  • Náusea

  • Cambios sensoriales

  • Cambios de memoria

  • Cambios en la visión

  • Dificultad para dormir

Diagnóstico

Los médicos siguen muchos procedimientos de prueba para diagnosticar un tumor cerebral y su tipo. También hacen pruebas para identificar si el tumor se ha diseminado o no a una parte diferente del cuerpo, lo que se conoce como metástasis.

Los médicos consideran lo siguiente para decidir el tipo de prueba de diagnóstico:

  • Los signos y síntomas del paciente.

  • La edad y el estado de salud del paciente.

  • El tipo de tumor sospechoso

Los médicos realizan diferentes tipos de pruebas según los factores mencionados anteriormente. Algunos de estos incluyen:

  • Resonancia magnética (MRI): Se utiliza para tener una imagen detallada del cuerpo y medir el tamaño del tumor. Si se detecta un tumor, el tejido del tumor se recolecta mediante cirugía o biopsia para identificar su tipo.
  • Tomografía computarizada: A diferencia de la resonancia magnética que utiliza un campo magnético, la tomografía computarizada proporciona una imagen 3D del cuerpo a través de rayos X Ayuda a identificar el sangrado dentro del cerebro y los cambios en los huesos dentro del cráneo.
  • Punción lumbar: En este procedimiento, los médicos toman una muestra de LCR (líquido cefalorraquídeo) a través de una aguja para identificar células tumorales o biomarcadores. Los biomarcadores son sustancias presentes en la orina, el líquido cefalorraquídeo u otros fluidos de personas con cierto tipo de cáncer.
  • Pruebas de visión, neurológicas y auditivas: Estas pruebas se realizan para determinar si el tumor está afectando o no el funcionamiento del cerebro.

Tratamiento

Al diagnosticar un tumor cerebral, se forma un equipo médico para determinar las posibles opciones de tratamiento. Hay algunas opciones de tratamiento disponibles para deshacerse de él, que incluyen:

  • Cirugía: Implica resecar el tumor parcial o completamente
  • Quimioterapia: Los medicamentos se administran aquí para eliminar las células tumorales, aunque pueden provocar efectos secundarios.
  • Radioterapia: Esta es la opción de tratamiento más habitual cuando el tumor se destruye con rayos gamma o rayos X

Finalmente, el cáncer de cerebro debe tratarse inmediatamente después del diagnóstico para evitar discapacidades físicas a largo plazo e incluso la muerte.

Deja un comentario