Diferentes formas de leucemia aguda

La leucemia es una enfermedad de la médula ósea y la sangre que se sabe que afecta la producción normal de células sanguíneas. Las células sanguíneas normales tienen un período de vida limitado y necesitan ser reemplazadas constantemente por células jóvenes y frescas para llevar a cabo su actividad. Hay un tipo de célula dentro de la médula ósea (célula madre) que madura en el tipo de células sanguíneas que el cuerpo necesita. En condiciones normales, estas células madre se convierten en glóbulos rojos, glóbulos blancos o plaquetas, de forma controlada. La leucemia perturba el desarrollo normal de las células sanguíneas y provoca la acumulación de células parcialmente desarrolladas, que no pueden cumplir su función dentro del organismo.

A juzgar por la velocidad de desarrollo y la persistencia del trastorno, hay dos tipos de leucemia: leucemia aguda y leucemia crónica. A juzgar por los tipos de células madre afectadas por el trastorno, la leucemia puede ser linfocítica o mielógena.

La leucemia aguda difiere de la leucemia crónica en los niveles que las células madre pueden alcanzar en su desarrollo (las células madre que presentan anomalías aún logran desarrollarse parcialmente y se parecen a células inmaduras o glóbulos blancos normales y completos).

Dentro del cuerpo de las personas que sufren de leucemia aguda de mielógenos, la médula ósea produce células madre que forman un tipo de glóbulo blanco parcialmente maduro llamado mieloblastos. Este tipo de células sanguíneas no alcanza un estado de madurez completo y no puede llevar a cabo su función prevista. Las células mielógenas tienden a multiplicarse muy rápido y exceden el número de células sanguíneas sanas, lo que facilita la aparición de anemia, infecciones y debilita el sistema inmunológico del cuerpo. Las células enfermas también pueden extenderse a otros lugares del organismo, como los órganos.

Como indican las estadísticas, hay muchos casos anuales de la enfermedad, la leucemia aguda de forma mielógena es el tipo más común de leucemia. Aunque se sabe que la enfermedad retrocede rápidamente cuando se administra el tratamiento apropiado, si no se trata puede causar la muerte de la persona afectada. Esta forma de leucemia tiende a reincidir y puede desarrollarse con el tiempo.

Independientemente de la edad y el sexo, a muchas personas se les diagnostica formas de leucemia. Los niños tienden a responder mejor a algunos tipos de leucemia, mientras que los adultos enfrentan la enfermedad con dificultad. Los casos de leucemia aguda superan a los de la leucemia crónica en aproximadamente un 10 por ciento. Los adultos mayores parecen ser los más afectados por la leucemia aguda. Alrededor de dos tercios de los casos de leucemia aguda parecen ocurrir después de los 60 años. La leucemia es una forma grave de cáncer y necesita tratamiento inmediato. Si se trata correctamente, especialmente en sus etapas incipientes, la leucemia puede superarse con éxito.

Deja un comentario